Copy
View this email in your browser

Nunca conseguí hacer una "dominada". O sea, ese ejercicio en el que te cuelgas de una barra con los brazos, y elevas tu cuerpo a pulso.

Nunca.

Una vez, en clase de gimnasia, estuve "cerca". En el antiguo gimnasio de los Escolapios de Salamanca, el profesor Don Félix ("El Cuervo") nos hacía colgarnos de la barra. Lo más cerca que estuve fue así, colgado como un chorizo durante unos breves segundos, totalmente congestionado. Puede que incluso me elevara un centímetro. O puede que lo soñase.

En fin, traumas de niño gordo.

El caso es que el otro día me crucé en TikTok (sí, en Tiktok; corramos un tupido velo) con un vídeo en el que explicaban "cómo hacer dominadas para principiantes". Y anda, leche, la cosa cambia. Porque resulta que no es cuestión de colgarse ahí como un chorizo y "venga, arriba". Sino que hay una serie de ejercicios de dificultad progresiva que te van capacitando para que, AL FINAL, consigas hacer una dominada.

Empiezas subido en un cajón, y haciendo el ejercicio apoyándote en tus pies (en vez de colgando). Luego en un pie solo. Luego practicas la parte descendente de la dominada. Luego practicas la posición sostenida arriba. Luego haces la dominada con salto. Y oye, al final... ¡igual hasta haces el ejercicio completo!.

¿Por qué "el Cuervo" no nos explicó nunca el proceso? Que igual me habría costado un montón (porque ajá, niño gordo) pero al menos hubiese tenido la sensación de que había un camino, y no la frustración de "yo en mi vida voy a ser capaz de hacer eso".

Y es que para todo hay un camino progresivo. Da igual hacer una dominada, dibujar, hablar en público, programar en Python, usar Excel o tocar la guitarra. La habilidad que tú quieras.

Es muy frustrante mirarte en el espejo de quienes ya saben hacer algo, intentarlo tú... y ver que ni de coña. Pero es que es una expectativa irreal.

Hay que empezar por lo sencillo.

Gatear antes que caminar, caminar antes que correr.

Lo que no puedes pretender es saltarte los pasos intermedios y que, por arte de magia, te salga bien.

Así que calma. Decide qué quieres aprender a hacer, encuentra el camino progresivo que te lleva hasta allí (spoiler: hay métodos para aprender casi cualquier cosa hechos por gente muy lista)... y con paciencia, poquito a poquito, un día quizás llegues al destino.

PD.- Escribí un ebook sobre desarrollo de habilidades. Lo puedes descargar gratis, si lo quieres.
 

Website
LinkedIn
Twitter
Instagram
YouTube
Copyright © 2020 Raúl Hernández González, All rights reserved.