Copy
Hace un tiempo paseaba con mi hijo Pablo por uno de los parques que transcurren junto al río Duero.

- "¿Sabes, papi? Hay niños en mi colegio que no quieren estudiar, porque quieren ser futbolistas".

"Mmm, qué conversación más interesante hay aquí"
, pensé.

- "¿Y tú qué opinas de eso?"

- "No sé, no me gusta el fútbol".


Vale, Pablo a veces tiene esa forma de cerrar las conversaciones antes de que nazcan.

El caso es que sí, claro, hay niños que sueñan con ser futbolistas.

O más en concreto, sueñan con ser como Messi, o como Cristiano Ronaldo. Jugar en equipos grandes, en estadios llenos, ganar títulos y cobrar sueldos astronómicos. Puestos a soñar...

Lo que no creo que sueñen esos niños es con ser como Marcos Barbero.

¿Quién?

Marcos Barbero. Es un jugador de la Arandina, el equipo de mi pueblo que actualmente juega en la 3ª división española. No sé lo que cobra Marcos, pero seguro que está lejos de los 500 millones de euros de Messi. Probablemente tenga otro trabajo, aparte del de futbolista.

Y sin embargo, es infinitamente más probable que esos niños que "quieren ser futbolistas" acaben siendo Marcos Barbero (y gracias) que siendo Messi.

Porque en el fútbol, como en tantas otras disciplinas, la distribución del éxito es bastante extrema. Hay un 1% que acapara los focos, y un 99% que se come los mocos. Y probablemente estoy exagerando con el 1%.

Pasa en el fútbol, en el cine, en los escritores, los pintores, los músicos, en los que tienen una web, o un podcast, o una newsletter. 

Así que sí, está bien soñar con ser como Messi, como está bien soñar con que te toca la lotería de Navidad; siempre que seas consciente de que lo más probable es que no suceda nunca.

Y eso no debería ser una barrera para hacer las cosas. 

Lo que pasa es que tiene uno que fijarse en las cosas correctas. Definir el éxito no como "ser Messi" (altamente improbable y con muchos elementos fuera de tu control), sino como "jugar al fútbol".

Hacer las cosas porque te gustan, y no por lo que esperas conseguir de ellas.

Disfrutar del camino, y no del resultado.

PD.- Sobre esto grabé un episodio de mi podcast. Recuerda que puedes suscribirte en iVoox, iTunes, Spotify o en cualquiera que sea tu aplicación de podcasts buscando "Diarios de un knowmad".
 
  • ¿Quieres ver este mensaje en tu navegador? Puedes verlo aquí
  • ¿Quieres ver un listado de los correos más recientes que he enviado? Puedes verlo aquí
Copyright © 2021 Raúl Hernández González, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp