Copy
Hace unos días hablábamos, en una de nuestras tertulias semanales (si quieres saber de qué estoy hablando, te lo cuento al final del mail) de "qué habilidades de las que teníamos nos resultaban más útiles".

Unos hablaban de la capacidad para relacionarse con otras personas, otras hablábamos de comunicar, otros de cuidar su alimentación...

Y una de las ideas que surgía, en varios de los participantes, era el lamento: "¡ay, por qué no lo habré descubierto antes!"

Porque hay cosas que te llegan en un momento en la vida... y te hacen pensar en todo el tiempo desperdiciado.

Pero como dice el refrán, "la experiencia es un peine que la vida te da cuando ya estás calvo".

La cosa es que, en este punto de la discusión, salía el viejo proverbio zen que dice que: "cuando el alumno está preparado, el maestro aparece".

Y no es porque el maestro esté ahí escondido detrás de una esquina, espiándote, para saltar delante de ti y decirte "¡sorpresa!", y tú puedas decirle "mamón, ¿por qué no saliste antes de tu escondite?"

No es culpa del maestro.

En realidad el maestro estuvo siempre delante de tus narices, puede que incluso saltando delante de ti y gesticulando para llamar tu atención... lo que pasa es que no lo veías.

Si a mí alguien me hubiese invitado a un curso de meditación cuando tenía 15 años, me hubiera reído. Si me hubiesen hablado de coaching a los 25, hubiese pensado "vaya patochada".

Y seguramente hay cosas muy interesantes que ahora no estoy viendo, y que dentro de 15 años me harán pensar: "¡tenías que haberlo descubierto antes!"

En fin, que es mejor no fustigarse.

Como dice otro viejo proverbio (esta vez creo que es chino), "el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años... y el segundo mejor momento es ahora".

Cuando aparezca el maestro, no te lamentes porque no apareciese hace 20 años... y sácale todo el partido que puedas.

PD.- Ah, sí, lo de la tertulia. Cada semana (ahora lo estamos haciendo los jueves a las 19:00 hora peninsular de España) nos juntamos un grupo variopinto vía Zoom para hablar de un tema. En sesiones anteriores hemos hablado de motivación, de música, de libros, del miedo, de hobbies... Son sesiones participativas, en grupos pequeños para que todos tengamos oportunidad de interactuar. No hay "compromiso de asistencia" ni "compromiso de permanencia": vienes cuando puedas y te apetezca. Si quieres más información, hay un canal de Telegram donde vamos colgando las convocatorias semanales: https://t.me/weekly_inspiration
  • ¿Quieres ver este mensaje en tu navegador? Puedes verlo aquí
  • ¿Quieres ver un listado de los correos más recientes que he enviado? Puedes verlo aquí
  • Tu apoyo, y el de resto de personas que me leen cada semana, me anima a seguir enviando la newsletter. Ahora puedes apoyarme de manera más explícita, desde solo 3€, a través de ko-fi.
Copyright © 2021 Raúl Hernández González, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp