Copy
Estos días he estado leyendo un libro que se llama "El regalo".

No lo conocía, pero lo mencionó la doctora Silvia Gómez Senent en la entrevista que le hicimos en KENSO (sobre microbiota; creo que quedó un episodio muy interesante) y me generó curiosidad.

Bueno, para ser sincero me generó dudas.

Porque el título me recordaba a otro libro de infausto recuerdo, sobre el universo que conspira para que a ti (¡precisamente a ti!) te pasen cosas si lo deseas muy fuerte. 

Pero Silvia me había parecido muy maja, y muy sensata, y si ella lo recomendaba... a lo mejor tenía más sentido del que su título sugería, ¿no?

Así que me puse con él.

Y la verdad es que me ha gustado.

A ver, no te voy a engañar: sí es una fábula bastante poco sutil sobre una idea básica - que estamos atrapados en unas rutinas laborales/vitales que nos quitan la ilusión y el disfrute, que deberíamos romper con eso y perseguir nuestros sueños, pero que normalmente tenemos demasiado miedo y al final se nos pasa la vida sin hacerlo y solo nos queda arrepentirnos cuando ya es demasiado tarde.

Así, en resumen.

"Creo que ese es uno de los momentos más tristes de una vida; cuando te das cuenta de que no eres feliz. Ahí, colega, tienes dos opciones: quedarte sentado esperando que sea la propia felicidad la que un día, quizá por casualidad, te encuentre... o ser más valiente y salir a buscarla".

Esto es una cita textual del diálogo de uno de los personajes. 

O sea, como te digo... bastante poco sutil.

Pero está bien escrita, el autor se ha preocupado de montar una historia que se lee ágil, que tiene cierto grado de intriga... y así los mensajes "poco sutiles" entran más fácilmente.

Y mira, para qué te voy a engañar: ése es un mensaje que a mí me resuena. Me ha resonado muchas veces en los últimos, quizás, 30 años. No solo me ha generado reflexiones (algunas de las cuales llegué a escribir en mi blog ya muy al principio), sino que ha alimentado algunas decisiones trascendentes en mi vida (como cuando dejé mi carrera en el mundo de la consultoría de multinacional, o como cuando cambié la capital por un pueblo de provincias).

Y ahí sigo.

Es una búsqueda, no siempre demasiado definida y a veces tortuosa.

Es una inquietud.

Y sí, soy plenamente consciente (y también lo reflexiono) de los problemas prácticos que supone esa visión. Y que a veces eso tiene mucho de ensoñación y fantasía escapista

Pero, de alguna manera, me inspira.

Y me gusta que sea así.

Como decía Manolo Chinato, o la voz de Robe:

"Hay que dejar el camino social alquitranado
porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas,
hay que volar libre al sol y al viento
repartiendo el amor que tengas dentro."
  • ¿Quieres ver este mensaje en tu navegador? Puedes verlo aquí
  • ¿Quieres ver un listado de los correos más recientes que he enviado? Puedes verlo aquí
  • Tu apoyo, y el de resto de personas que me leen cada semana, me anima a seguir enviando la newsletter. Ahora puedes apoyarme de manera más explícita, desde solo 3€, a través de ko-fi.
Copyright © 2021 Raúl Hernández González, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp