Copy
No quiero emular a Sheldon Cooper y su programa "Diversión con banderas".

O un poco sí.

Pero solo un poco.

En 2004, la Asociación Norteamericana de Vexilología (la disciplina que se encarga de estudiar las banderas; sí, hay gente para todo) realizó una encuesta para valorar las peores banderas de municipios de Estados Unidos.

La "ganadora" fue: Pocatelo, Idaho.

Y madre mía, sí era fea. (Te dejo un enlace para que la veas - bajo tu responsabilidad).

Seguro que habría alguien que pensara "pues no está tan mal". Porque claro, para gustos están los colores.

Pero como demostró la encuesta... no era una opinión mayoritaria.

En una charla TED, Roman Mars explicaba cuáles son algunos de los principios esenciales de diseño de una bandera 
  • Ser simple (que hasta un niño la pueda dibujar de memoria)
  • Ser simbólica (que las formas y colores representen algo)
  • Usar 2-3 colores básicos
  • Evitar texto escrito, o sellos minuciosos
  • Ser original/distintiva
La bandera de Pocatelo no cumplía esos requerimientos básicos... ni un poquito. Bueno, quizás el último... aunque no sé si por los motivos adecuados.

Por eso resultaba "mala".

De hecho, en 2017 un comité (en el que integraron al propio Roman Mars) se encargó de promover un rediseño. El resultado, sin ser la octava maravilla (al fin y al cabo estamos hablando de Pocatelo, Idaho), es sensiblemente mejor.

¿A dónde voy con esto? 

A que, en muchas ocasiones, hay una serie de "principios básicos" que conviene tener en cuenta y respetar, si quieres hacer las cosas más o menos bien.

Da igual que sea para diseñar una bandera, una presentación de powerpoint, un curso de formación, una conversación con un colaborador, una propuesta de ventas.

O una newsletter.

Obviamente luego puede haber mil matices y sutilezas que una persona experta será capaz de dominar.

Pero para eso habrá que tenido que dedicar tiempo, recursos y energía.

Así que, enfrentados a una actividad, tenemos cuatro opciones:
  • Hacer las cosas como dios nos dé a entender, y que salga lo que sea (no suele ser una opción recomendable: véase la bandera de Pocatelo)
  • Dedicar tiempo, recursos y energía para convertirnos en expertos en la materia (no suelen ser cosas que nos sobren)
  • Contratar a quien ha dedicado tiempo, recursos y energía para ser una persona experta (y pagar en consecuencia)
  • Dedicar algo de tiempo a conocer los principios básicos y hacer algo "decente" por nosotros mismos
Al final, es cuestión de elegir.

PD.- La charla sobre banderas me recordó mucho a las tesis del libro Ideas que pegan, que suelo recomendar efusivamente. Así que aprovecho para volver a hacerlo.


 
  • ¿Quieres ver este mensaje en tu navegador? Puedes verlo aquí
  • ¿Quieres ver un listado de los correos más recientes que he enviado? Puedes verlo aquí
  • Tu apoyo, y el de resto de personas que me leen cada semana, me anima a seguir enviando la newsletter. Ahora puedes apoyarme de manera más explícita, desde solo 3€, a través de ko-fi.
Copyright © 2021 Raúl Hernández González, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp